La segunda jornada de huelga convocada en SBT, la empresa concesionaria de los informativos de IB3, ha tenido un seguimiento del 99%. Los trabajadores se han concentrado ante el Parlamento balear durante la intervención del presidente del Gobierno balear, Francesc Antich, en el inicio del debate de política general.

El presidente Antich no se ha querido encontrar con los trabajadores de SBT, y para evitarlo ha decidido entrar por la puerta trasera del Parlamento.

Con la ayuda de un altavoz, los manifestantes han reproducido las promesas hechas por Antich a los trabajadores de IB3 durante la pasada campaña electoral. Hace tres años, el presidente balear hablaba “de estabilidad”, “reducción de cargos” y de “internalización”.

Ante la puerta del Parlamento se han vivido algunos momentos de tensión cuando las fuerzas de seguridad han desalojado en una ocasión a los manifestantes.

La protesta ha continuado en Calvià durante la emisión de los informativos de IB3 de las 14 horas, que ha durado la mitad de tiempo como consecuencia de los servicios mínimos decretados por el Gobierno.

El comité de empresa pide a los políticos negociar “una radiotelevisión pública sin intermediarios” y que se acaben los despidos. En un comunicado hecho público antes de la segunda jornada de huelga se indica que “desde el nacimiento de la radio y televisión públicas ha quedado demostrada la ineficacia de este modelo externalizado: despilfarro del dinero público, precariedad laboral, despidos, y una pérdida progresiva de la calidad de los informativos”.

Etiquetas: ,