La Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece la FeSP ha reaccionado hoy de forma contundente ante las noticias de los brutales ataques contra civiles, incluidos a periodistas, por las fuerzas israelíes en el asalto a una flotilla que intentó romper el bloqueo militar de la costa de Gaza, en Palestina.

La FIP declara que los informes de bajas, incluyendo la posible muerte de personal de los medios de comunicación, no fueron confirmados y la cortina de secreto alrededor del incidente dibujada por las autoridades israelíes está aumentando la ansiedad entre amigos y familiares.

La FIP reclama una investigación internacional urgente y completa sobre el incidente y el fin del apagón de la información. “Nos unimos a la Unión Europea en la exigencia de una investigación completa, que debe ser independiente para ser creíble. Condenamos cualquier intento de los apagones y la censura de noticias por las autoridades israelíes que está dificultando a los periodistas dar cuenta exacta de lo que está ocurriendo,”dijo Jim Boumelha, presidente de la FIP.

“Creemos que 20 periodistas y empleados de medios de comunicación de diferentes países estaban a bordo cuando los ataques tuvieron lugar. (…) La FIP está investigando el incidente para plantear la cuestión en una reunión especial del Consejo de derechos humanos de las Naciones Unidas prevista para Geneva el miércoles.

La FIP se ha dirigido también al Gobierno de Israel para advertirle de su responsabilidad en la seguridad de los periodistas sobre la flotilla y está solicitando a su sindicato miembro en Israel para que intervenga ante las autoridades.

“La comunidad internacional debe responder inmediatamente a este escándalo. Los derechos de los periodistas en zonas de conflicto se han destacado especialmente por las Naciones Unidas y los Estados miembros no pueden mantenerse cuando un Estado actúa de manera imprudente y peligrosa”.

Etiquetas: