El Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) muestra su más enérgica repulsa por la agresión sufrida por el fotógrafo andaluz Rafael Marchante a manos de siete policías de las fuerzas auxiliares de Marruecos en Rabat. Rafael Marchante, corresponsal de la agencia Reuters en El Magreb, fue agredido por los agentes mientras realizaba la cobertura informativa de una manifestación por las calles de la capital marroquí. Este incidente, que se suma a otros similares registrados en los últimos meses, así como las acciones contra diversos medios de comunicación de Marruecos, ponen de manifiesto el preocupante retroceso de la libertad de información en aquel país, así como la pérdida de seguridad que padecen los periodistas tanto autóctonos, como los corresponsales extranjeros, y en especial los españoles.

Además de manifestar nuestra repulsa y denuncia de las condiciones de trabajo de los informadores en Marruecos, desde el SPA nos ponemos a disposición del compañero agredido.

Asimismo vamos a iniciar una serie de acciones para que quede patente nuestra preocupación y deseo de que este tipo de acciones no se vuelvan a repetir. Así el SPA solicitará al Reino de Marruecos explicaciones por lo sucedido a través de su embajada en España y pedirá al gobierno español y al andaluz que exijan ante Marruecos la garantía de que los periodistas y fotógrafos puedan realizar su trabajo con la completa seguridad de su integridad física fuera de cualquier presión o acoso del gobierno marroquí.

Para ello, el SPA inicia una recogida de firmas de todos los profesionales de la información de Andalucía y España para entregar la próxima semana junto con los escritos a los gobiernos marroquí, español y andaluz.

En Málaga, a 23 de mayo de 2008

Etiquetas: , ,